lunes, 5 de junio de 2017

Celular


PERSONAJES:
Bandi  (30 a 40 años)

I
Entra a escena Bandi, lleva un slip como única vestimenta y un celular en una mano. El lugar es absolutamente extraño, inhóspito, Bandi siente frío, se muestra consternado, dominado por la angustia.
Bandi: ¡Esteee! ¡La puta, qué garrón! (mirando el entorno lloriquea, se calma) ¡Me chorearon! ¡Sí, me chorearon! (vuelve a mirar el entorno, lloriquea, se calma) ¡No tienen paz, eh! ¿Dónde está la seguridad, me querés decir? ¡Ya no se puede salir a la calle! (lloriquea, se calma) ¡Hay que hacer algo urgente! Digo, ¿no? Qué sé yo, más patrulleros, endurecer las penas. Los chorros entran por una puerta y salen por la otra (se toma el pulso en la muñeca y en la carótida, lloriquea) ¡No puede ser! (se calma) Más policías en las calles, controlar los puentes, las rutas de acceso. La única forma de que el chabón decente pueda laburar (lloriquea) Aparte ahora te salen drogados, por un par de zapatillas capaz que te parten la cabeza. ¡Se han roto los códigos, eso es lo que pasa! (lloriquea, se calma) Salgo del negocio, me subo al auto, voy por la Juan B. Justo, llego al club. No, del club no me acuerdo… ¡No puede ser! (lloriquea, se calma) Salgo del negocio, me subo al auto, voy por Fonseca, agarro la Juan B. Justo…. No, me tienen que haber golpeado, me tengo que haber desmayado o algo así…
Suena el celular que tiene en la mano, repara por primera vez en el aparato, se asusta, lo suelta, el celular cae al piso.
APAGÓN


II

Cuando vuelve la luz el celular sigue sonando, no se atreve a levantarlo, junta coraje, lo alza, atiende.
Bandi: ¡Hola, Cachi! ¡Qué hacés, titán!… Y yo acá (lloriquea, se calma) Decime, Cachi vos por casualidad no te enteraste de nada raro, ¿no?… No, por nada. Es que pasó algo… Quiero decir: a mí, me pasó algo... Salí de la concesionaria, viste, agarré la Juan B. Justo para irme hasta el club que teníamos la final del reducido de Papy y… (lloriquea) La cuestión es que estoy… ¡No sé dónde estoy, Cachi, y me dejaron en bolas!… ¡Sí, en bolas y con el celular en la mano! No sé si me chorearon, si choqué, si me chorearon y choqué… (se calma) No, por la Juan B. Justo. Lo único que recuerdo… Si me chorearon me tendrían que haber tirado del otro lado de la General Paz, o en una villa, ¿no? (mira el entorno, se desespera) ¡NO SÉ DÓNDE ESTOY, CACHI!… (cambiando) ¡Está, está! ¡Estoy tranquilo, estoy tranquilo! Me debo haber golpeado en la cabeza, nada más… ¡Averiguame  qué pasó, papá, haceme esa gauchada!…. La Juan B. Justo, saliendo de la estación Liniers, ahí nomás en la subida ¿te ubicás?…. ¡Estoy, estoy, super tranquilo!... Dale, averiguá y te llamo. No, mejor llamame vos. ¡Chau, Cachi, chau, chau! (corta, lloriquea, se calma) Necesito un pucho. Debo haber sufrido, cómo se llama esto: conmoción cerebral. ¡De cajón, es conmoción cerebral! (estudia el entorno, por unos segundos se mantiene alerta ante cualquier sonido o movimiento, vuelve a lo suyo) La concesionaria, la Juan B. Justo, el camión del boliviano de la maderera, hasta ahí va bien. Subo por Fonseca, salgo a la Juan B. Justo, veo al camión del boliviano… ¿Entonces si no me chorearon choqué y me hice mierda? (vuelve a tomarse el pulso de una muñeca, luego de la carótida, lloriquea, se calma) ¡No, no puede ser! Tengo que llamar al negocio (marca el número) ¡Necesito fumar, la puta madre, me muero por un pucho!... Hola Marquitos. ¿Marquitos?… ¿Qué? ¡Pará, no grités!… ¿Algo terrible? ¡Me imagino! (lloriquea, se calma) ¡Digo que me imagino!... ¿Cómo que quién habla? ¡Yo, boludo, no me conocés la voz! ¡HOLA, HOLA! (Marquitos corta) ¡Pero, será posible! ¡Qué pelotudo es este pibe! (le tiemblan las manos, respira con fuerza como si no le llegara el aire a los pulmones, marca el número) ¡No lo puedo creer! ¡Un tipo lleno de vida, el futuro por delante!… Hola, Marquitos, pará, tranquilizate y respirá hondo, ahí está: aspirá, espirá, aspirá, espirá! ¿Te vas sintiendo mejor?... ¡Soy yo, boludo!... ¡Te digo que soy yo!... (perdiendo la paciencia) ¡TE DIGO QUE SOY YO Y PUNTO, MARQUITOS! (lloriquea) ¡Y qué sé yo! Escuchame: calmate y decime lo que sabés… En la Juan B Justo, sí… Juan B. Justo y Cortina, sí… ¿El boliviano? (lloriquea) ¡Ahora recuerdo, sí, el hijo de mil putas se mandó sin mirar, no pude hacer nada! ¡Entonces me cagué muriendo! ¡Me cagué muriendo Marquitos! ¿No es increíble?... (shockeado, para sí) ¡Me ca-gué mu-rien-do! (al celular, cambiando) ¿Qué?... ¡Y qué sé yo! Se ve que tenía el celular en la mano en el momento del…. (irritado) ¡NO ME LA COMPLIQUES, NO SÉ COMO TE LLAMÉ, NI CÓMO ESTAMOS HABLANDO, DEBE HABER ALGUNA FALLA, UN ERROR, VOS MEJOR NO PENSÉS! ¿OKEY? (lloriquea) ¡Pará que estoy teniendo una crisis de nervios! (aleja el celular del oído, tiembla espasmódicamente, lloriquea, se muerde un dedo, respira hondo para calmarse, camina un par de pasos, vuelve a levantarlo) ¿Estás ahí?... Bueno, escuchame, concentrate en lo que te voy a decir: dentro de un rato vas a tener que cerrar vos.  No te pongas nervioso: vas a cerrar y a llevarte la llave y después se la das a mi hermana, haceme esa gauchada… ¡Y qué sé yo: un cartelito!… ¡No sé: ‘por duelo’! (para sí) ¡Qué pelotudo es este pibe, mi Dios! (al otro) Por ahora eso, Marquitos, estás a cargo, ¿okey?. Yo tengo que hacer un par de llamados, después hablamos. Te corto, chau, querido, chau, chau… (corta, murmura aturdido) ¡No lo puedo creer! ¡Es una pesadilla! ¡Necesito un cigarrillo! Me voy calmar, ¿okey? Voy a manejar la situación. A ver, cuánto crédito tengo (mira en el display  del celular) ¿Diez pesos? ¡Yo estoy meado por los dinosaurios: no me alcanza ni para seis llamados! (lloriquea) Me cagué muriendo. Acá estoy: muerto, finiquitado y con diez pesos de crédito. Tengo que llamar a Vicky, sí, tengo que avisarle (llama, espera) No tiene el celular encima, clavado (habla al contestador) Hola amor, soy yo, Bandi, ni bien escuches el mensaje llamame. Un besito. (corta, lloriquea) Tengo que ubicarla. ¿Y si llamo a la casa? (respira profundo para calmarse, vuelve a marcar) Hola, Virginia, ¿qué dice? Bandi, Virginia. ¿Está Vicky?... Ah, ¿y adónde? ¿No sabe?... ¡Qué problema!... No, por nada. En realidad sí, cómo le explico… Mire tengo que decirle algo bastante delicado, Virginia, quiero que no se asuste: ocurre que hace un rato tuve… Una cosa desafortunada, vio, la calle está terrible y la verdad que yo no tuve la culpa, pero hace un rato tuve… tuve un accidente con el auto y… y digamos que fallecí… (pausita) ¡Que fallecí, Virginia, que tuve un accidente con el auto y que fallecí, que me morí! (aparta el celular porque la mujer pega un alarido) ¡No, escuche, cómo voy a bromear con algo así, a usted le parece que!... ¡Me, me está ofendiendo, Virginia!... Yo le estoy diciendo que… (la mujer grita, se niega a escucharlo) ¡S-se, se está entrecortando, por favor, le, le hablo de larga distancia, Virginia! ¡Hola, hola! (la mujer le corta, se descontrola) ¡VIEJA DE MIERDA, VIEJA CHOTA, TENGO QUE HABLAR CON VICKY, NECESITO HABLAR CON VICKY! (se desespera, camina en círculos, se calma, mira el entorno. Pausa. Vuelve a sonar el celular) ¡Hola, Ana! (lloriquea) ¡Sí, viste!…  No llorés que me hacés llorar a mí… Si no llorás vos, yo no lloro, Ana … Es que si llorás vos, lloro yo también…. No llorés vos y no lloro yo, así no lloramos ninguno de los dos ¿dale?… (cambiando) ¿Marquitos?… Ajá, te puso al tanto de todo, me imagino. ¿Y no te da impresión?... ¡No es un chiste, tarada, si yo estuviera hablando con alguien que la acaba de palmar algo me daría!  Escuchame, ¿mamá no sabe nada de nada, ¿no? (se irrita) ¡NO, ANA, SOS LA REINA DE LAS MOGÓLICAS, NO VES QUE AHORA SE VA A PONER INSOPORTABLE!… ¿Está ahí?... ¡Ah! ¿No alcanzó a caerse, no?... ¿Dónde la acostaste?... ¡Pará, aguantame un segundo! (cree escuchar algo, husmea  el entorno, se mantiene a la caza de algún movimiento, de algún sonido) ¿Hola?... ¿Hola?... (vuelve a alzar el celular) No, nada, me pareció escuchar algo… ¡Y qué se yo, estoy esperando, en algún momento tiene que aparecer alguien! ¿No? (mira el entorno) Ni lindo ni feo. Vacío, más bien… ¡COMO EL CULO, CÓMO ME VOY A SENTIR! ¡En slip, cagándome de frío, no hay ni un banquito para sentarse y encima necesito un pucho!… ¿Se está encargando? (lloriquea) ¡Qué grande Cachi, que buen amigo! ¡Es el hermano que nunca tuve! A ver si lo podés comparar con las taraditas esas con las que salís a bailar… ¡No, no quiero pelear! Cuando corte con vos lo llamo. Ana, en otro orden, me tenés que hacer un favor. Viste que yo soy medio cuadrado, vos que estudiás en la facultad por ahí te las rebuscás mejor: necesito saber qué carajo viene a ser esto… Este lugar… Y no me salgas con todos esos cuentos de los curas y de la religión, yo te estoy hablando de otra cosa, ¿vos me entendés, no? (lloriquea) Necesito saber dónde estoy, por qué carajo estamos hablando vos y yo, ese tipo de cosas (se calma) ¡Y yo qué sé! Agarrá algún libro, buscá en Internet. ¿Me vas a averiguar? ¿Sí? (cambia abruptamente) ¡NO, NO ME PASES! ¡ESCUCHAME, NO ME PASES PORQUE NO LE VOY A HABLAR, ANA, NO LE VOY A HABLAR, ME ESCUCHAS!… ¡Hola, mamá! (lloriquea) Sí, yo tampoco. ¿Cómo te sentís?... ¡Bueno, calmate!… Y sí, son esas cosas. Siempre manejé rápido, lo sabés (va cambiando paulatinamente) No tiene nada que ver... No, me atrasé por el inútil de Marquitos, era la final del campeonato de Papy, estaba llegando tarde y... ¡Para nada! Yo no tuve la culpa… Manejo rápido, ya lo sé, pero no tuve la culpa. No… Y, me imagino que debe haber habido una pila de testigos. El estúpido ese de la maderera que se mandó a la Juan B. Justo y… ¡El estúpido, sí!… ¿Qué ese estúpido como yo digo está muy grave? ¿Vos me estás hablando en serio? ¡Y YO ESTOY MUERTO, MAMÁ, QUÉ TE PARECE! ¡QUÉ ESE BOLIVIANO INDOCUMENTADO DE MIERDA SE CAGUE MURIENDO, MAMÁ, PERO ANTES QUE SE LE ENGANGRENEN LAS DOS PIERNAS Y LOS DOS BRAZOS, QUE NO LE HAGAN EFECTOS LOS CALMANTES Y QUE SE LOS TENGAN QUE AMPUTAR DE A CACHITOS! ¡ASI QUE YO ME TENGO QUE COMPADECER DE ESA BESTIA CON PATAS! ¿TE DAS CUENTA CÓMO RAZONÁS? ¡VOS ESTÁS DESQUICIADA, ESTÁS RELOCA, MAMA! ¡RE-LO-CA! ¡HOLA, HOLA!… ¿Qué pasó? ¿Volvió a desmayarse? ¡Atendela, andá! Yo ahora te llamo, trato de ubicar a Cachi y te llamo. O no, mejor llamame vos, así no gasto crédito, dale. ¡Chau, Ana, chau, chau! (corta, explora el lugar, husmea, al acecho) ¡Hola!... ¡Hooooola!...
APAGÓN


 III                                        

Cuando vuelve la luz Bandi está en dónde quedó.
Bandi: ¡Y bué, qué se le va a hacer! (se estira, mueve los brazos como si hiciera gimnasia) ¡Se apagó la luz! ¡Se bajó la barrera! ¡Sefiní!… ¡Necesito un pucho! (vuelve a tomarse el pulso de la muñeca y de la carótida, lloriquea) ¡No lo puedo creer! (suena el celular, se sobresalta, mira en la pantalla) ¿Y éste, quién carajo? ¿Hola?... Sí, él habla… ¿Carpanetto? ¡Qué dice Carpanetto! Sí, cómo no: el Dodge 1500 cremita. Buena memoria y atención personalizada, los secretos de Mariotti Hermanos. ¿Y, cómo anduvo la máquina?... Motor cero ka eme, se lo anticipé… Y sí, un auto fiel, excelente mecánica (comienza a impacientarse) Escuche, Carpanetto, discúlpeme pero yo en este momento no estoy en la agencia, vio, estoy con otro asuntito y…  (hinchado) A ver, cuénteme… ¡Sí!... Sí, sí, el estéreo, el aparato ese en el que uno pone un casette y escucha música. ¿Qué tiene?... ¿Le rompe o le traga la cinta?… Qué yo sepa cuando le hicimos entrega de la unidad estaba en perfecto… ¡No, faltaba más, no dudo de su palabra, Carpanetto, lo que pasa que en este momento estoy con otro tema bastante urgente... Hagamos algo: yo me comunico con Marquitos, él ve qué puede hacer y lo llama. ¿Le parece bien?... Okey, hasta luego, Carpanetto, hasta luego, no, no es molestia, por favor, a sus órdenes, hasta luego (corta) ¡Fijate vos que venirme ahora a mí! ¡Viejos de mierda! ¡Al pedo en la vida, eso es lo que pasa! (busca en el celular un número, lo marca) ¿Marquitos? Atendeme, ¿lo ubicás a Carpanetto? El viejo rompepelotas que compró el Dodge. El pasacasete no le anda… ¡No le anda, no sé, dice que le traga la cinta! Escuchame, no te pongas nervioso y escuchame: ponele otro, haceme esa gauchada… Cualquiera, decidí vos… (hinchado) Está bien: el del 128 rojo, Marquitos, el del viajante de Olavarría, ¿okey? Cuando lo tengas llamalo, que lleve el auto e instaláselo… No, sin novedad: sigo muerto… ¿Y MIRÁ LA PREGUNTA PELOTUDA QUE HACÉS? Escuchame, cuando te vayas pasá por casa y dejale la llave a mi hermana, ¿okey? ¡Chau, Marquitos, después hablamos, chau, querido, chau! (corta, furioso) ¡PERO QUÉ CARAJO ESTOY HACIENDO! ¡NO ESTAS PENSANDO, BANDI! ¡QUÉ TE IMPORTA UN PASACASETE DE MIERDA! ¡QUÉ TE IMPORTA  SI LA AGENCIA SE INCENDIA Y EXPLOTA POR EL AIRE! (mira en el display del celular) ¡MÁS BIEN TENÉS QUE PENSAR A QUIÉN VAS A LLAMAR CON SEIS PESOS DE MIERDA! (respira profundo, se aprieta las órbitas de los ojos con dos dedos) A Cachi y a Vicky, a Cachi y a Vicky, a Cachi y a Vicky… (marca un nuevo llamado) … Hola Cachi, ¿dónde?... ¡QUÉ DECÍS, ANIMAL! (lloriquea, para sí) ¡Está en la morgue, podés creer! (a Cachi) Y decime ¿cómo estoy?... ¿Digo que cómo?... Hecho mierda, ¿no? ¡No, no, dejá, no me contés!… ¿La cara, cómo tengo la cara? ¡No, dejá, no me contés!... ¿Todo el costado izquierdo? Claro, el del lugar del impacto…. ¿DESPRENDIDO DEL CUERPO? ¡No, no, dejá, no me contés! (lloriquea) ¡Me cagué muriendo! ¿Lo podes creer? ¡35 años, una vida por delante! ¡Stop! ¡Sefini! ¡Se bajó la persiana! ¿Puede ser así, tan fácil? (se tranquiliza, cambiando) ¿Te dijeron cómo es el trámite?... ¡Ah! ¿Qué Juez interviene?... ¿Y de ahí adónde tenés que ir?... ¡No, no, atendé, que debe ser un papelerío bárbaro y te estoy distrayendo! (pausita, estático, mirando al frente con el celular en el oído) Fuimos al Comercial juntos, Cachi. ¿No es loco? ¿Te acordás la vez que te emborrachaste en el cumpleaños de la de Acervo y tuve que ir a sacarte de la Comisaría? ¿Qué teníamos 12, 13 años? ¿Me escuchás?... ¡No, perdoname, atendé, atendé! (ídem) Y cuando íbamos a bailar a Ramos Mejía con el auto de Saúl. ¡El verso que le metíamos a mi vieja! Era otra época. Yo creo que había menos locura que ahora, Cachi, menos maldad. ¿Me escuchás? … ¡Está, está, atendé, debe ser un trámite largo!… (ídem) Vivimos lo que teníamos que vivir, más no se podía. Además, ¿te diste cuenta de algo?: éramos felices con nada, Cachi, no estaba toda esta locura: hacer guita, comprarte un BM, conquistarte a la mejor mina, hacer más guita. Hoy ya no sabés qué es lo importante y qué no, no hay tiempo para pensar. ¿Me estás escuchando?... ¿La última parte? No importa, dejá, boludeces. ¡Mirá en el baile que te metí! ¡Sos el hermano que nunca tuve, Cachi! Sabés, tenía que preguntarte algo y no me acuerdo… Ah, sí, estoy tratando de ubicar a Vicky y no tiene el celular, ¿la viste?... ¿Quién se lo dijo? (lloriquea, se calma) ¡Me imagino!... Le dejé, le dejé, también llamé a la casa, me atendió la vieja de mierda, le conté y se puso a hacer un escándalo, no sé, como si le hablara Freddy Kruger. Ni bien la veas, decile que me llame. ¡La puta madre, casi no tengo crédito! ¡No sé qué voy a hacer, te corto, seguí con eso y después hablamos, chau, Cachi, chau! (corta, pausa, explora el lugar, husmea, al acecho) ¡Hola!... ¡Hooooola! ¿Hay alguien?... (desde el techo caen unos volantes, recoge uno, comienza a leerlo, suena el celular, atiende) ¡Ana, qué decís hermanita! ¿Novedades? No sé, algo raro: acaban de tirar unos volantes (lee) ¡ESTO ES JODA! Escuchá: parece que marcando asterisco 444 y el número de cualquier tarjeta de crédito, te ofrecen una recarga de 10 minutos con un 40% de descuento el minuto… ¡En serio, boluda, tengo uno en la mano, te lo estoy leyendo!... ¡Y qué sé yo, Ana, tendrán un convenio con Telefónica! Pasame los números de tu tarjeta… ¡PORQUE LA MÍA NO CORRE MÁS, GENIA!… ¿Cómo que no acostumbrás dar el número de tu tarjeta a cualquiera? ¿A vos te parece cualquiera?... No sé, yo no me arriesgaría… ¡Yo no le voy a preguntar un carajo a nadie, olvidalo! ¿Si me contestan qué digo?... ¡Ah, sí!, ¿y si el quía existe, de qué se habla con un chabón así? Pero me estás cambiando de tema: ¿me vas a dar o no me vas a dar el número de tu tarjeta?... ¡Okey, volvé a llamar porque casi no tengo! (corta, sigue leyendo lo que dice el volante) ¡Hablar con Dios, justo! El año pasado me crucé con el Diego en la calle y se me cerró la garganta... (suena el celular, mira en el display) ¡HOLA, HOLA VICKY, POR FIN! ¿Vos me escuchás?... Hola, hola amor, no te escucho casi nada. ¿Dónde estás? ¡Hola! ¿Hablás de la calle?… Hola, se pierde, no te escuchoooo. ¡HOLA, HOLA! (se corta) ¡POR QUÉ! ¡POR QUÉ! (marca el número) “No se puede realizar esta llamada” ¡LA RECONTRAPUTISIMA MADRE A LA ANTENA, A TELEFÓNICA Y AL SISTEMA NACIONAL DE TELECOMUNICACIONES! ¡NECESITO HABLAR CON MI NOVIAAAA!
Enfurecido, tira trompadas al aire. Lentamente se tranquiliza. Observa el entorno, cree percibir algo, de golpe un efecto de luces evidencia la presencia de alguien.
Bandi (asustado): ¡H-hola!... ¡Hooola! ¿Hay alguien?... ¡S-sí, sí, pero no se escucha bien! (la presencia, que a cada intervención titilará o variará la intensidad del haz de luz, le pide que cierre los ojos, Bandi obedece) ¡Ah, ahora sí! ¡Sí, perfectamente, fuerte y alto! ¿Qué dice? ¿Cómo anda? (pausita) Hola, ¿sigue ahí?... ¡Ah, perfecto! Disculpe lo de recién, lo que pasa que estos celulares. Debe ser que desde el más allá un poco la señal se debilita, ¿no? Qué suerte que apareció alguien. La verdad que estaba preocupado. ¿Usted que viene a ser? ¿Quiero decir cuál es su función? ¿Es una especie de personal contratado, o qué?... ¡Ah disculpe! (ahora, mientras hable va a girar, va a flexionar las rodillas una por vez, va a mostrar las plantas de los pies) Un lugar bastante fulero este, ¿no? Cómo se dice. “inhóspito”… (vuelve a ponerse de frente, extiende los brazos y muestra las palmas de las manos, los antebrazos) Je, me está haciendo acordar a la “colimba”. ¿Qué hacen, una especie de ficha médica? (muestra la dentadura, abre la boca saca la lengua, dice aaaaaaa)  No sé si sabe a lo que me refería cuando dije “colimba”: es el servicio militar, cuando a mí me tocó era obligatorio. Sabe, yo tuve una mala suerte tremenda, me tocó Marina, que eran dos años (flexiona las piernas, se mantiene en cuclillas manteniendo el equilibrio, al tiempo que extiende los brazos)… Ejército y Aeronáutica eran otra cosa, menos rigor. Igual uno siempre aprendía cosas: manejar los tanques, tirar con fusil. ¿En qué momento de su vida, después, uno vuelve a tirar con fusil? Pero empezó la crisis, no había presupuesto para darle de comer a la tropa y te mandaban a tu casa. Una pérdida de tiempo. Y una vuelta, en una fajina se pasaron de rosca con un soldadito, el pibe murió y a partir de ahí lo levantaron, no se hizo más. Perdone si le cuento esto, pero estoy algo ansioso y cuando estoy ansioso hablo. ¿Usted no es de hablar mucho, no?... ¿Qué cosa?... (incómodo) ¿Y eso no se podríaaaaa?… ¡Okey, okey, donde manda capitán! (se baja el slip, se inclina, muestra el traste) ¡Cero ka eme, en 35 años ahí nunca estacionó nadie! ¡Je! ¡Un chiste, disculpe!... Es verdad, si para algo no estamos es para chistes. Pero si no me tomo la cosa así qué me queda, ¿no? (lloriquea, se calma) Ya que estamos en confianza, necesitaría preguntarle algo... ¡Hola!... ¡Hola!... ¡Hoooola! ¿Sigue ahí?.... ¡Hola, cambio! (vuelve a abrir los ojos, busca en el entorno)
APAGÓN

IV

Cuando vuelve la luz Bandi está sentado en el piso en posición relajada, habla por el celular.
Bandi: Como si te hablaran directamente al cerebro. No sé, no me preguntes porque no entiendo nada… Tenía que cerrar los ojos porque sino no se escuchaba un soto. Una cosa rara, te lo cuento y me da como un cosquilleo en el estómago… ¡Le pregunté, le pregunté, Ana, no soy tarado! Pero era un chabón bastante cortante… Una revisación, un apto físico como el de la colimba. Y al rato se las tomó… Entendí que se había ido, porque dejé de escucharlo. ¡Te juro que lo pienso y no lo puedo creer! (lloriquea) ¡Estoy, estoy tranquilo! ¿Decime, me averiguaste?... ¡Ya sé, ya sé, pero qué querés, yo no sé por cuánto tiempo más vamos a poder hablar… ¡Ajá!… ¿Y de donde lo sacaste?... ¡A ver, dale, leé!… “En el Universo… varios niveles de organización, ajá”… “Materia viva… y materia no viva asociada a ¿nodos de energía?” ¿Y eso qué viene a ser?... “Energía psíquica que emprende un viaje” ¿un viaje qué?... ¿“Astral”?  (desesperándose) ¡No, pará, pará! ¡Es como si me hablaras en alemán, Anita! (lloriquea, se calma) A ver, dale… “Electromagnética, okey”... Sí, ya sé, la de los imanes querés decir... “Materia en tránsito, ajá… asociada a nodos de energía espiritual electromagnética” (vuelve a desesperarse) ¡No, pará, pará! ¡No, Ana, perdoname pero no! ¡Eso es para científicos, decime algo para mí, con palabras más simples, tirame una soga, Ana! (lloriquea, se calma) Dale… Dale y me llamás. ¿Mamá ya está en la casa velatoria?... Apurate, no la dejes sola, es capaz de hacer cualquier cosa. No te olvides de darle las pastillas para la presión. ¡Ah, y gracias por lo de la tarjeta!... Sí, ya me los acreditó. Cualquier cosa te digo, sí. ¡Chau, Anita, chau, chau! (corta, pausita, se queda pensativo) ¿Por qué complicarla tanto? Tiene que ser algo más sencillo. Sí me morí, me morí, dejé de existir, no estoy más, y entonces lo de afuera tampoco está más. Por lo tanto este lugar no existe. Por eso el chabón ese te hace hablar con los ojos cerrados, no hay ni un banquito para sentarse, es como una ilusión óptica, un espejismo, no existe… Es más: por ahí está todo en mi cabeza, lo estoy imaginando, suponete, en los tres segundos posteriores a estamparme contra el camión del boliviano indocumentado de mierda. Como una especie de sueño veloz antes de palmarla por las lesiones internas, las fracturas, el estallido del cráneo, el desprendimiento de la masa encefálica (lloriquea) ¡Mierda! (se calma, suena el celular, como atontado, atiende) ¡Hola, qué tal Carpanetto!... ¿Yo bien y usted? ¿Solucionó?... Sí, vio, es un buen chico. ¿Qué notó?... (cambiando) ¡Pero cómo va a ser tapizado original, es un Dodge modelo 75, Carpanetto! ¿Sabe cuántas veces le cambiaron el tapizado en treinta y cinco años?… Mire, acabemos con esto, lo del pasacasette digamos que es una atención de la casa, pero cuando usted compro la unidad tuvo tiempo de sobra para revisarla… ¡No, qué descuento, Carpanetto!… ¡Ningún descuento, Carpanetto! ¿Qué hablo en chino? Mire, tengo la cabeza en otro tema, no puedo seguir. Además le estoy hablando de larga distancia, la comunicación se dificulta. ¡Hola, hola! (aleja el celular, simula que la comunicación se pierde) ¡No lo escucho, Carpanetto, hola! (corta) ¡PERO QUÉ VIEJO ROMPEPELOTAS! ¡POR QUÉ ME TOCAN TODOS A MÍ, QUE CASTIGO, CHE! (se aprieta las órbitas de los ojos con los dedos de una mano) Son muchas cosas, tengo que pensar, estoy sobrepasado, tengo que pensar. Yo tenía que hablar con alguien. ¿Con quién tenía que hablar? ¿Con quién?... ¡LA FINAL! ¡LA PUTA MADRE, LA FINAL! ¡QUÉ BOLUDO, CÓMO NO ME ACORDÉ DEL PARTIDO! (marca) ¡Hola, Negro!... ¡Negrito, qué hacés!... (impaciente) ¡Sí, sí, una verdadera tragedia! ¡Sí, la verdad, terrible! ¿Decime, jugaron? (el otro no para de hablar) Sí, como raro es raro, Negro... Te permiten, te permiten, incluso si te quedás sin crédito podés recargar... No sé cómo hacen, deben tener un convenio. PERO ESCUCHAME, ¿JUGARON O NO JUGARON?... ¿Se retrasó una hora y están jugando? ¿Y cómo van?... ¿Seis a seis? ¿El Panda se comió seis? ¿Pero qué le pasa, se olvidó de llevar las manos?... ¡No, está, está, era lo que esperábamos: partido complicado! ¿Ya están en el alargue?... ¿Y a quién pusiste en mi lugar?… No, está bien…  ¿Tres? Buenísimo, entonces está encendido ¿Cómo está de la rodilla?... ¡Perdoname, dale, atendé! (comienza a palpitar el partido) ¿Qué pasó? ¿Negro, qué pasó? ¿Qué cobró?... Te dije que nos iba a bombear, ese Aparicio es de terror, seguro que lo arreglaron… ¿ROJA? ¿LO ECHÓ? HIJO DE PUTA, ¿LO ECHÓ POR ESA BOLUDEZ? ¡HACELE QUILOMBO, NEGRO, ANDÁ, PREPOTEALO QUE APARICIO ES CAGÓN!... ¡Está, te dejo, te dejo! (no puede contenerse) ¡Acercale el celular, haceme esa gauchada! (grita al auricular) ¡APARICIO, LA CONCHA DE TU MADRE, QUÉ COBRASTE! ¡TE VOY A MATAR! ¿ME ESCUCHASTE? ¡SÉ DONDE VIVÍS, TE ESPERO EN LA PUERTA DE TU CASA Y TE PISO CON EL AUTO!... (al Negro) Estoy, estoy tranquilo, Negro (vuelve a palpitar el partido, se come las uñas, para sí) Que se dé, que se dé. Tres años seguidos a la final, no podemos tener tanta mala leche. Que se dé (se sobresalta) ¿Qué fue eso? ¡Hola! ¿Negro? ¡NEGRO!... ¿Gol? ¿Gol de quién? ¿Nuestro?  ¡GOOOOOL! ¡GOOOOOOOOOL! ¡GOOOOOOOOOL! ¡LA PUTA QUE LOS PARIÓ, VAAAAMOS! ¡GOOOOL! ¡Qué alegría, Negro! ¿Cuánto falta?... ¡Escuchame, escuchame atentamente: mandalos a todos atrás, que se metan adentro del arco, andá vos también… (amaina) ¡Está, está, disculpame! El director técnico sos vos, vos dirigís, Negrito. Atendé, atendé… (para sí) ¡Se tiene que hacer, que termine, que termine! Si ganamos me hago monaguillo, me voy caminando con los cachetes del culo hasta Luján... ¿Hola, Negro? ¡Hola! ¿Terminó? ¡CAMPEONES! ¡QUÉ GRANDE, NEGRO! ¡CAMPEONES! “DALE CAMPEÓN / DALE CAMPEÓN”… ¡SÍ, ESCUCHO, ESCUCHO! (salta, canta) “DALE CAMPEÓN / DALE CAMPEÓN / DALE CAMPEÓN / DALE CAMPEÓN”… ¡SI YO TAMBIÉN, YO TAMBIÉN! (lloriquea) Decile que estoy con ellos. Negro, Negro, pasame al Panda… ¡Panda, somos campeones, Pandita! Viste que la tercera es la vencida. ¡Yo también te quiero! Dale, dale… ¡Hola, Juancho, grande, goleador! ¿Qué te pasó, te viste los videos del pibe Messi?… ¡No boludo, dejate de joder!… ¡Dejate de joder, hicieron bien, está perfecto, hermano: yo también lo hubiera jugado!... ¡Es un homenaje, claro que es un homenaje! Abrazalos a todos. Nos vemos en el velorio, chau, Juancho, chau titán, te quiero mucho, chau (lloriquea, se repone. Pausita, empieza muy bajo para terminar en un canto desaforado) “Olé, olé, olé / “Olé, olé, olé, olá / sooooy “Cascarudos”/ es un sentimiento / no puedo paraaar”…
APAGÓN

V                                                       

Cuando vuelve la luz, Bandi hablando por celular, camina nervioso. Esta última parte debe desarrollarse a un ritmo cada vez más apremiante.
Bandi: ¿‘PURGAR’? ¡MAMÁ, NO! ¡CORTALA! ¡Ni sé ni de qué me estás hablando! ¿Qué tengo que purgar yo?... Sí que lo conozco, pero no voy a hablar con ningún cura. ¿Por qué no te serenás y pensás? Vos ahora me tenés que hablar de otra cosa, sos mi mamá, ¿es tan difícil?... (se interrumpe, lloriquea, cambiando) ¿Quién te hace quedar mal?... ¿Yo? ¿A ver y por qué te hago quedar mal?... ¡NO ES UNA GRASADA, LO DE LA CAMISETA ES UN HOMENAJE!… ¡Sí señor, un homenaje de los muchachos! Con esa camiseta, para que sepas, fui titular cinco años seguidos, dos temporadas goleador... (sacado) ¡NI SE TE OCURRA! ¡ME LA VAS A DEJAR PUESTA! ¡OIME! ¡ME LA VAS A DEJAR Y PUNTO! ¡QUE TRAJE AZUL NI TRAJE AZUL, QUIERO QUE ME DEJES ESA CAMISETA! ¡ES MI MUERTE, MAMÁ, MI VELORIO! ¡SABÉS QUÉ, HACÉ UNA COSA, ESCUCHAME ATENTAMENTE: DESMAYATE, MAMÁ, DESMAYATE! ¿ESCUCHASTE? ¡HOLA, HOLA!… ¿Se golpeó?... Bueno, recostala en un sillón y que alguien la vigile… No la trato mal, Ana, es la historia de siempre: me tiene podrido... (ansioso) ¿Ahora tiene que ser? Bueno, a ver, dale, leé… “El caudal informativo almacenado en los genes”, ajá… “Se trasvasa a ¿entidades espirituales energéticas?”¡Pará, pará! ¿Y eso cómo se come?.... “Espiritual”, okey. ¿Y una vez que esta “entidad” está ahí yo adónde corno voy?... “La energía colectiva va recogiendo información biológica, conformando una ¿voluntad supra-QUÉ?” No, no, sabés qué: dejá, Anita, te agradezco en el alma pero no me puedo concentrar y para serte sincero no te entiendo un carajo. Decime: ¿hay mucha gente?... ¿Los de Córdoba también fueron? (lloriquea) ¡Qué increíble, decime vos, tenía tantos planes, Anita, tantas cosas por hacer! (alguien le habla a Ana del otro lado de la línea. Cambiando) ¿Y ese?... ¡Claro que le conozco la voz: el tío Mario! ¿Tuvo la cara de aparecerse el tío Mario?... ¡No, no quiero hablar! ¡Rajale, Ana, no le des pelota! (se aprieta las órbitas de los ojos con los dedos de una mano, cada vez más ansioso) Pará, pará y escuchame esto que es importante: ¿viste en el doble fondo del aparador, donde guardaba las cosas el viejo? Ahí está la llave de la caja de seguridad y los papeles del negocio. Escuchame: ni el tío Mario, ni la tía pueden salirte con un martes trece. El viejo ya les compró su parte como tres veces y yo no los dejaba pisar la agencia. Que no te envuelvan, el buitre ese siempre se está haciendo la víctima, que no te envuelvan, ¿okey? ¿Me lo prometés, Anita?... ¡Hola, hola! ¡La puta madre! (se le liga la comunicación) ¿Quién?... ¿Carpanetto? Dígame, ¿usted no descansa, Carpanetto?... Acabemos con esto: cuando usted compró la unidad, tuvo tiempo de revisarla y no dijo esta boca es mía. No hay descuento… Le repito por si le anda mal el audífono: no-hay-des-cuen-to... (hinchado) Haga una cosa: se cancela la operación, Carpanetto, me pudrió, lleve el auto, le devolvemos el adelanto. ¡Usted es capaz de inflarle las pelotas al hijo de Tusám, final, se acabó! (corta, vuelve a marcar, para sí) Tengo que pensar, estoy perdiendo el tiempo, estoy perdiendo el tiempo... ¡HOLA VICKY! ¡HOLA AMOR, POR FIN!… (lloriquea) Ya sé, ya sé, pero entendeme vos a mí, yo igual necesito decirte… (busca las palabras) Yo… yo fui un tipo de mierda con vos… ¡NO, PARÁ, PARÁ, HOLA, VICKY! (Vicky le deja el celular a Cachi y escapa) ¿Cachi? ¿Adónde se fue?... Ya sé, ya sé, pero qué puedo hacer, hermano. Es todo tan raro: es como que cada cosa sigue su camino lo más campante y yo estoy acá pintado. Me quedé afuera, se acabó, ya no hay vuelta atrás, ¿entendés? ¡No sé qué hacer, Cachi! Andá a buscarla, haceme el favor (efecto de luces anuncian la presencia) ¡La puta, justo ahora! ¡Aguantame un cachito, no cortés! (Bandi baja el celular de su oído, cierra los ojos, con apremio se dirige a la presencia) Escúcheme, usted no me esperaría que estoy en medio de un temita… No, claro. Pero es que justamente hay un par de cosas personales que estaba tratando de… Se atrasa, ya veo. (cambiando) ¡Lo que también veo es que a usted no le importa un carajo de nadie! ¡Hay que ser un poco más comprensivo, viejo, uno no viene acá de paseo, está cagado en las patas, necesita una palabra de afecto y usted tiene menos sensibilidad que un pedazo de telgopor!… (la presencia se retira) ¡Hola, hoooola! ¡MA SÍ, TOMATELÁS!... (alza de nuevo el celular) ¡Hola Cachi!… ¿Quién habla?... ¡Ah, cómo le va Padre!… (impaciente) Sí, sí, ya se, mamá normalmente es de angustiarse... Me lo dijo, me lo dijo, pero para serle sincero, la verdad no creo que sirva de mucho. Padre, discúlpeme, pero yo ahora necesitaría hablar con…. (para sacárselo de encima) ¡Me arrepiento, qué le parece, claro que me arrepiento!… Póngale que me arrepiento ‘de todo’… No sé, qué le puedo decir: soy puteador, ahí está… Que puteo mucho… Eso, que insulto, que blasfemo. Escúcheme, no se ofenda pero me queda poco crédito, cerremos con un arrepentimiento general, ¿qué le parece? (hace la señal de la cruz) ¿Ahora me puede pasar con Cachi? ¡Gracias, nos vemos pronto, Padre, o no tan pronto si usted quiere, adiós! ¿Cachi, la ubicaste?... ¿A la casa?... Ya sé, ya sé, cuando puedas andá, qué sé yo, acompañala (lloriquea) No sé, algo lindo, decile que íbamos a casarnos, que íbamos a tener hijos. Fui una bestia con ella, Cachi, nunca le dije nada (pausita, cambiando) Cachi, ¿vos lo tenés a Walter?... ¿El flaco ese, medio rubión, que estuvo un par de meses trabajando en la agencia? Vas a decir que estoy loco, pero tengo la intuición de que se quiere coger a Vicky… ¡No, Cachi, no son fantasías, te aseguro! ¡Desde que la vio se le cae la baba, se la quiere coger!... Ya sé que ella tiene que continuar con su vida pero ese chabón es mala gente, Cachi... (cambiando) ¿Está ahí? ¡Me lo hubieras dicho antes, boludo! Pasame… ¡ES EL ÚLTIMO FAVOR DE AMIGO QUE TE PIDO, CACHI! ¡YA SÉ QUE ES UN VELORIO, NO VOY A HACER QUILOMBO, PASAME TE DIGO! (Cachi le pasa con Walter. Cambiando, con frialdad) Hola, qué decís... Una tragedia, sí. Mirá, tengo poco tiempo así que voy a ser concreto: alejate de Vicky… Lo que escuchaste. Vos estás ahí porque te querés voltear a mi novia y yo no voy a permitir que en el futuro ella esté con alguien como vos… ¡No, te equivocás: vos no sos mi amigo! Vos nunca fuiste mi amigo, trabajamos juntos que es distinto... ¡No señor, digo lo que es!... ¡No señor, y bajá el tonito que yo te estoy hablando bien!…. (sacado) ¡ESTARÉ MUERTO, PERO ACÁ HICIERON UN CONVENIO CON TELEFÓNICA, LES DIGO QUE HAGAN OTRO CON UNA EMPRESA DE ASCENSORES, BAJO Y TE RECONTRACAGO A TROMPADAS, ¿ME ESCUCHASTE? ¡TE ALEJÁS DE VICKY O TE ROMPO TODOS LOS DIENTES! ¡HOLA, HOLA, CORTÁS, NO TE LA BANCÁS, GALLINA, CAGÓN! (pausa, desesperándose) ¿Pero qué estoy haciendo? ¿A quién amenazo? ¿Me volví pelotudo de golpe? Tengo que respirar profundo, serenarme. ¡La puta, cómo necesito un pucho!...
Observa el entorno, de golpe vuelve el efecto de luces, reconoce la presencia, cierra los ojos.
Bandi: Disculpe lo de recién… ¡No, usted qué tiene que ver, soy yo, pido disculpas! (con ansiedad) Cada vida es un mundo, ¿no? No sé en la suya, pero fíjese que en mi familia nunca fuimos de hablar las cosas. Mi viejo era un tipo callado, creo que por timidez, mi vieja en cambio nació hablando: nada sensato, todas boludeces. Y así las cosas realmente importantes… Por ahí es como dice mi hermana Ana y es una ‘cuestión generacional’ porque…. (la presencia lo interrumpe) ¡Ah, sí, okey! (más ansioso, insiste) ¿Y el apto físico cómo dio? No creo que haya aparecido nada raro, yo siempre fui más sano que el Nesquick. Creo que sólo tuve sarampión, a los seis años me operaron las amígdalas y… (la presencia vuelve a cortarlo) ¡Sí, claro, claro, se atrasa, perdón! (lloriquea, se calma, comienza a salir) Qué increíble, ¿no? En la flor de la edad, alguien tan lleno de vida (la presencia lo amonesta porque lleva el celular. Vuelve) ¡Está! ¡Ya lo dejo! ¿Una última llamadita, imposible, no?  Mire que yo recargué con ustedes... ¡Está, está, no se enoje! (deja el celular en el piso, vuelve a salir lentamente) Alguien con tanto por hacer, alguien tan joven. Qué picardía, ¿no? (señala el celular) Igual no se preocupe: ya no tenía batería.

APAGÓN

miércoles, 3 de mayo de 2017

Pocketbar

Personajes:
Moza
Cliente
 Supervisor
Policía


ESCENA 1
Bar al paso en el microcentro porteño, moderno, impersonal. Barra, detrás cartel anunciando “Pocketbar”, al fondo a la izquierda acceso a cocina y baños, sobre la derecha vidriera que da a la calle y entrada, junto a la vidriera mesita con una silla. En la calle se escucha trajín, es media mañana. El bar está vacío, entra el CLIENTE, de traje y corbata, hablando por celular, la MOZA detrás del mostrador acomoda pocillos, limpia con una rejilla.
CLIENTE: ¿Está sangrando? Y está sangrando, ¿cuál es?... ¡Perro, pará! ¡Pará, Perro, por el amor de Dios! ¡Concentrate y escuchame un momento! Decís que está sangrando, ¿dónde están?...  Sí, ¿dónde están?... Okey, bueno, siéntenlo en algún lado, una banqueta, una silla ¿Cómo lo ató?… No, en las muñecas es suficiente. ¡Y decile que no le vuelva a pegar en la nariz, por favor!...
Con lo escuchado, la MOZA queda congelada. El CLIENTE se apoya en la barra, le da la espalda.
CLIENTE (al celular): Dale, dale, te espero. ¡Pero pará, pará! ¿Vos de donde hablás?... Correcto, el pasillo, en el living, pero que nunca te vea la cara... ¡Miente, miente querido, miente, me extraña Perro! El tipo está forrado… ¡Porque te lo digo yo!….. ¡¿Cuánto?!... Se les está cagando de risa en la cara. Vende propiedades, ahí hay fortuna, te lo aseguro. En algún lado tiene una caja de seguridad… ¡No, no, pará, escuchame, hola, hola, Perro! ¡Hola!… (el interlocutor deja de hablarle. Sin apartar el celular de su oído el CLIENTE queda a la espera, a la MOZA) Está haciendo calor, ¿no? (la MOZA no consigue articular) ¿Me hacés una lágrima, por favor? (vuelve el otro al celular) ¡Hola!... ¡Perfecto, Perro, ahí está! ¿Qué dice?... El tipo, nabo, ¿qué dice?... ¡No, los está chamuyando! Perro, grabate bien esto: la encanuta en la casa y ustedes se la van a llevar. Repetilo…. ¿Me vas a dar bola o no me vas a dar bola? Aguantame un segundo (a la MOZA) Apenas con una gota de café, ¿dale? (al celular) Ahora escuchá atentamente: primero vas y le decís que  ni sueñe con que pueda aparecer la gorra porque es zona liberada, que Tulio tiene problemas psiquiátricos y en la medida que no hable la cosa se va a ir poniendo cada vez más espesa. Y después, pará… (piensa) Y después le pedís que te diga dónde guarda la caja de herramientas… ¡La caja de herramientas, sí!  En algún lado tiene que tener una caja de herramientas. ¿Con qué se cambian los portalámparas, qué sé yo, los cueritos de la canilla...?
La empleada, con manos temblorosas le sirve el café.
CLIENTE: ¡Gracias, bonita! (al celular) Okey, andá, andá, espero (a la MOZA) Maipú hoy es una locura. Seguro que hay un corte a la altura de Corrientes, porque está todo el tránsito desviado. Esta ciudad es un caos (al celular) ¡¿Viste?! ¡¿Viste que no es tan difícil?! ¿Dónde?... Perfecto, ahora abrila y fijate, ¿sabés qué tenés que buscar?...  No, mejor una tenaza… Okey, ahora llevala y mostrásela y le decís que te diga todo lo que le preguntes porque si no Tulio la va a tener que usar en su cuerpo.
La MOZA se lleva la mano a la boca para reprimir un grito, al tiempo que el CLIENTE gira y comienza a caminar por el local.
CLIENTE (al celular): ¡Ey, ey, Perro, pará, bajá un cambio! Serenate porque no entiendo qué decís… ¿Cómo que se desmayó? Si no le hicieron... ¡Es la mordaza, genio! ¡Saquenle la mordaza, en qué cabeza cabe! ¡El otro animal le rompe la nariz y encima lo amordazan! ¿Por dónde querés que respire? (a la MOZA) ¿El baño, linda?
La MOZA, temblando, se lo señala. Sin cortar la comunicación el CLIENTE se dirige hacia allí. Proveniente de la cocina entra el SUPERVISOR, se cruza con el CLIENTE, el SUPERVISOR observa a la MOZA que está al borde de una crisis de nervios.
SUPERVISOR: ¿Qué te pasa?
MOZA: ¿No escuchaste?
SUPERVISOR: No.
MOZA: Al tipo… ese.
SUPERVISOR: ¡Tranquilizate! No escuché. ¿Qué tiene el tipo ese?
MOZA (confusa): Es un… Viene a ser un… ¡Es un enfermo!
SUPERVISOR: ¿Te quiso avanzar?
MOZA: No, no, es un sádico, un maniático. Entró hablando con alguien y… (para sí) ¡No lo puedo creer!
SUPERVISOR: Hablando con alguien, ¿y? Terminá la idea.
MOZA: Tiene a alguien secuestrado.
El SUPERVISOR, incrédulo, da unos pasos hacia el baño, vuelve.
SUPERVISOR: ¿Qué decís?
El CLIENTE regresa del baño, con el celular sostenido con el hombro y secándose las manos con un pañuelo, que dobla prolijamente y se guarda en un bolsillo.
CLIENTE (al celular): Ok, dale, espero. ¡Total yo hoy no tengo nada que hacer, viste! (levantando la voz) ¡QUE DIJE QUE ESPERO! ¿OKEY? ¡Andá y hacelo!
El SUPERVISOR y la MOZA se cruzan miradas, el SUPERVISOR le hace un gesto de que se serene.
SUPERVISOR (al CLIENTE): ¿Le llevo el café a la mesa?
CLIENTE: Dale, por favor.
El CLIENTE se ubica en la mesa, el SUPERVISOR hace lo propio y vuelve a la barra, la inspecciona minuciosamente, acomoda la vajilla, el recipiente con los sobres de azúcar, la campana de cristal.
MOZA: ¿Qué hacés?
SUPERVISOR: Nada. Que te la pasas corriendo las cosas de lugar todo el tiempo. ¿No ves lo feo que queda todo desalineado?
MOZA: ¡¿Marcos, escuchaste lo que dije?!
SUPERVISOR: Sí.
MOZA: ¿Y?
SUPERVISOR (con desinterés): A ver, contame.
MOZA (procurando que el CLIENTE no escuche): Cuando entró, ya venía hablando. Parece que habla, no sé, con dos cómplices. Les da instrucciones como si fuera el jefe. Y los otros están apretando a alguien en una casa para sacarle plata.
El SUPERVISOR la observa entre incrédulo y divertido.
MOZA: ¡Te lo juro por mi vieja! (el SUPERVISOR ídem) ¿Te parece que puedo joder con algo así?
El SUPERVISOR pone unos paquetes en una bandeja.
MOZA: ¿Ahora qué hacés?
SUPERVISOR: Son las diez y media, hay que llevar el pedido a la galería.
MOZA: ¿A vos no te importa nada, no?
SUPERVISOR: ¡Ay, cortala! ¿Ese tipo un secuestrador? Miralo bien, si parece el cajero del banco de acá a la vuelta. Encargate que ya vengo.
Sale. La MOZA queda detrás de la barra, el CLIENTE desde la mesa continúa con la comunicación.
CLIENTE (al celular): ¡No, vos sos el que está a cargo y vos lo tenés que controlar! ¿Qué tomó?...  ¿Qué tomó antes de entrar, Perro?... Escuchame, te lo pido por el amor de Dios, que se serene. Es preferible un sopapo con la mano abierta en una oreja que lo deja medio pelotudo, pero por lo menos no arma todo ese zafarrancho… Ah, sí, ¿qué, sos médico, ahora? Dale, calmalo, y ahora escuchame, vamos a lo nuestro. Primero que te diga dónde tiene la caja… Correcto, que la niegue. Entonces escuchame atentamente: cuando esté tranquilo le das la tenaza a Tulio, después le decís al tipo que si no te informa dónde está, que elija qué mano quiere, que Tulio le va a cortar una falange del dedo meñique…
La MOZA no soporta lo que escucha, cierra los ojos y se tapa los oídos. Entra el SUPERVISOR, la toca y la MOZA se sobresalta.
SUPERVISOR (con liviandad): ¿Y, qué onda? ¿Alguna novedad?
MOZA (reaccionando): ¡Vos me estás jodiendo! ¿No?
SUPERVISOR (temeroso de que escuche el cliente): Aflojá, no seas obsesiva.
MOZA: ¡Marcos, está claro que vivís en otro planeta, pero hacé una excepción!
SUPERVISOR: El tipo no está haciendo nada, miralo, está hablando por teléfono.
MOZA: Entonces por lo menos escuchá lo que dice. Le quieren cortar un dedo con una pinza al que tienen capturado. ¿No entendés lo que está pasando?
SUPERVISOR: ¡No voy a escuchar, no sé qué está hablando y tampoco me interesa! El tipo es un cliente, está sosteniendo una conversación privada. Las conversaciones privadas a mí no me interesan.
MOZA: A mí tampoco.
SUPERVISOR: ¿Y entonces?
MOZA: Pero hay límites.
SUPERVISOR: ¿Por ejemplo?
MOZA: Por ejemplo si se está cometiendo un delito.
El SUPERVISOR, indiferente, vuelve a acomodar las cosas de la barra. La MOZA se saca, le arrebata un platito que el otro tiene en la mano y lo destroza contra el piso. El CLIENTE, con el celular al oído, gira la cabeza y mira hacia la barra. Pausa tensa. El SUPERVISOR intenta disimular la situación.
SUPERVISOR: ¡Epa! Se te cayó un plato. No es nada, Juli, no te preocupes (bajando la voz) ¿Estás histérica? ¡Vamos a serenarnos un poquito, okey! Dejame manejar esto a mí.
El SUPERVISOR entra a la cocina, vuelve con un escobillón, se pone a barrer los pedazos del plato roto, se acerca gradualmente a la mesa donde está el CLIENTE hablando por celular, sigue barriendo, cruza miradas de inteligencia con la MOZA.
CLIENTE (al celular): No importa, vos tranqui.  La caja entonces queda para dentro de un rato. ¿Ves como empieza a largar? Centrate en eso. ¿Ahí qué hay? ¿Dólares?.... Correcto. Hagámosle caso y busquemos. Subís vos y lo dejás a Tulio con el tipo. Esto es así, Perro, si hacen las cosas prolijas hay tiempo de sobra, hay que manejarse con tranquilidad. ¿Así que en rollos de papel higiénico? ¡Mirá vos! En este laburo todos los días se aprende algo… ¡Hola, hola! ¿Estás ahí?...  Bien, ¿dónde estás?… Fijate si hay algún placard, armario, cajonera. ¿Los ves?... ¡Está, está, trabajá tranqui!  Total si no lo encontrás lo suben a él…
El SUPERVISOR vuelve a la barra.
MOZA: ¿Y?
SUPERVISOR: Es confuso.
MOZA: ¿Qué es confuso?
SUPERVISOR: No sé. Pareciera que está contando una película.
MOZA: ¡Ay, Marcos, por favor!
SUPERVISOR: ¡Vos me preguntás y yo te contesto, Juli, para mí el tipo está contando una película!  Escuchame, ¿por qué no respirás hondo y te serenás? Razonemos juntos: si yo te pregunto: ¿vés a ese cliente de ahí?
MOZA (contrariada): Sí, lo veo.
SUPERVISOR: ¿Qué está haciendo?
MOZA: Secuestró a alguien y les dice a dos secuaces cómo tienen que torturarlo.
SUPERVISOR: ¡Error!  Intentalo de nuevo: ¿qué está haciendo?
MOZA: ¡Ay, no soy retrasada!  Está hablando por teléfono.
SUPERVISOR: Bien, entró al bar, cosa que no está prohibida y está hablando por teléfono, cosa que tampoco está prohibida. Después vino a la barra y pidió… ¿qué pidió?
MOZA (a punto de explotar): ¡Una lágrima, pidió, Marcos!
SUPERVISOR: Bien, pidió una lágrima. Aunque los del banco de acá a la vuelta generalmente piden café solo. El tipo pidió una lágrima, cosa que…
MOZA: …tampoco está prohibida.
SUPERVISOR: ¡Perfecto! ¡Entendiste! Eso es lo que yo veo, eso es lo que vos ves. Todos felices y contentos. Punto.
MOZA: ¡Vos sos un pelotudo importante!
SUPERVISOR: No agredas.
MOZA: ¿O sea que mientras no esté descuartizando a alguien arriba de esa mesa no puede estar cometiendo un delito?
SUPERVISOR: Yo no dije eso.
MOZA: ¿Y qué decís? Explicame qué decís porque no entiendo.
SUPERVISOR: Mirá, seamos prácticos.
El SUPERVISOR saca del interior de la barra un cuadernillo impreso.
MOZA: ¡Ay, guardá eso!
SUPERVISOR (hojeándolo): Qué tiene, acá la empresa con toda claridad describe cómo se debe actuar ante cada alternativa que te presenta este trabajo.
MOZA: ¡Las cosas que pasan en la vida no figuran en un manual de instrucciones!
SUPERVISOR: Instructivo, no es un manual de instrucciones.
MOZA: Como se llame. Para resolverlas hay que utilizar el sentido común, nene (bajando la voz, burlona) ¡Dale, por qué no buscás “cómo servir al cliente secuestrador”!
SUPERVISOR (sigue hojeando el instructivo): ¡Qué graciosa! No soy estúpido, son pautas generales en las que tenés que hacer entrar la situación que se te presenta. Vos porque no te tomaste el trabajo de leerlo, está muy bien escrito (lee) Escuchá: “Pocketbar S.R.L. con la presente obra no busca implantar un esquema cerrado de lo que sería un servicio de cafetería ideal; muy por el contrario se propone desnudar las falencias que se producen en el trato con el usuario, planteando las soluciones prácticas que nos permitan brindar el servicio de excelencia que este se merece” ¡Qué tal! (hojea, vuelve a leer) Incluso tiene estadísticas. Escuchá: “¿Por qué se pierden los clientes?: 69% por la mala atención del personal, 16% por la mala calidad de los productos, 10% por los precios bajos de la competencia, 4% porque se mudan a otra parte, 1% porque fallecen…”
MOZA: ¿Lo vas a leer todo?
SUPERVISOR: No, no lo voy a leer todo (de golpe cierra el librito, se queda unas segundos abstraído) Pero no, claro, por más que uno quiera… Prestá atención a esto, porque por suerte estás al lado de un ser pensante.
MOZA: ¡Seguro!
SUPERVISOR: Suponete, como decís, que el tipo esté cometiendo un delito. Bien, está el que comete el delito, que es el tipo, estamos vos y yo, que seríamos los testigos. ¿Qué falta?
MOZA: ¡Qué sé yo! 
SUPERVISOR: Pensá.
MOZA: Te digo que no sé.
SUPERVISOR: La víctima, falta. Decime, ¿dónde está la víctima?
MOZA: Del otro lado de ese teléfono.
SUPERVISOR: ¿Y yo cómo lo sé?
MOZA: ¡SACÁSELO Y COMPROBALO!
SUPERVISOR: ¡Shht, hablá bajo! Error. Porque si vos le agarrás el teléfono, estás cometiendo otro delito, estás violando la privacidad de las personas. El tipo deja de contarle la película al amigo, llama a un policía y te denuncia.
La MOZA, harta, se saca el delantal y el gorro, alza su cartera, se la cuelga y sale de detrás de la barra.
MOZA: Mirá, vos seguí con tus teorías ridículas.
SUPERVISOR: ¿Adónde vas?
MOZA: ¡A una Comisaría! ¿Adónde querés que vaya?
El SUPERVISOR la detiene.
SUPERVISOR: ¡Okey, okey, esperá! (piensa a velocidad, bajando la voz) Si yo voy, llamo al agente de tránsito de la esquina, viene, verifica lo que digo, ¿todo vuelve a la normalidad? (la MOZA no responde) No te escucho.
MOZA: Está bien, dale.
SUPERVISOR: Esperame acá, no te muevas. 
El SUPERVISOR sale a la calle, pasan unos segundos.
CLIENTE (al celular): ¿Son euros?... Bueno, separá y contá. Dale, dale que espero… ¡¿CUÁNTO?!... ¡No, Perro, no, por favor, se les está cagando de risa en la cara!... ¡NO! El tipo el viernes pasado se llevó un toco, hizo una operación importante en el Supervielle… La venta de una casa, un local, qué sé yo, pero que se la llevó se la llevó. Y esa guita está en la casa.
El SUPERVISOR vuelve y se ubica rápidamente detrás de la barra, cosa de que no se lo asocie con el POLICÍA que entra segundos después. El POLICÍA, con chaleco naranja, pinta de novato, torpe, se acerca a la barra, saluda con una venia. El CLIENTE en tanto ha seguido todo el tiempo hablando por el celular.
SUPERVISOR: Buenos días. Qué dice agente.
POLICÍA: Buenos días.
SUPERVIROR (procurando que no se escuche desde la mesa): Como le adelanté, acá a mi compañera se le puso en la cabeza que ese señor de allá es un secuestrador y que está hablando con sus cómplices por teléfono.
El POLICIA observa al CLIENTE, cruza las miradas con el SUPERVISOR y la MOZA, se mantiene inmóvil.
MOZA: ¿Y? ¿Escuchó?
POLICÍA: Sí, escuché perfectamente.
El POLICÍA, confuso, vuelve a hacerles la venia, se acerca a la mesa y le hace la venia al CLIENTE.
POLICÍA: Buenos días, señor.
El CLIENTE, abstraído en la conversación apenas repara en él.
CLIENTE (al celular): ¡Ah, sí! ¿Y vos sabés? ¿Vos podés distinguir, suponete, un diamante, o un rubí de un pedazo de vidrio? ¿Qué vas a hacer, los vas a morder para saber si es auténtico? ¡Dejate de joder, Perro, razoná un poquito! Vos escuchame a mí: ni joyas, ni antigüedades, ni recuerdos de familia, nosotros estamos para otra cosa. Y el tipo este les tomó el tiempo. ¡Abrí los ojos!...
El POLICÍA, con torpeza se pasea junto a la mesa, hace que mira por la ventana, luego de unos segundos vuelve a la barra.
MOZA: ¿Y?
POLICIA: Un masculino, caucásico, 45, 50 años, por lo que se evidencia está manteniendo una comunicación telefónica.
MOZA: ¡Qué poder de observación!
SUPERVISOR: ¡Juli, serenate, por favor! (al POLICIA) Sí, eso lo sabemos, la pregunta es de qué está hablando.
POLICÍA: Eso, señor, yo no podría precisarlo.
SUPERVISOR: ¿No se anima a arriesgar una opinión?
POLICIA: No sé si me corresponde.
SUPERVISOR: ¡Por favor, nada más que para tranquilizar a la señorita!
POLICÍA: ¿Un planteo hipotético, digamos?
SUPERVISOR: Un planteo hipotético.
POLICÍA: Entiendo que el ciudadano está relatando una película.
SUPERVISOR (a la MOZA): ¡¿VES, GILA, VES?! 
MOZA: ¡Esto parece un concurso de oligofrénicos!
POLICÍA (se ruboriza, le vuelve a hacer la venia): ¡Le pido que no falte el respeto, señorita!
CLIENTE (gritando, al celular): ¡ME HARTARON! ¡ENTONCES QUÉ LE PARTA LA CABEZA A CULATAZOS, PERRO!
El SUPERVISOR, el POLICÍA y la MOZA se sobresaltan.
MOZA (al POLICÍA): ¿Y? ¿Está contando una película?
El POLICÍA vuelve a mirarlos a ambos dudando, junta coraje, se acerca de nuevo al CLIENTE.
CLIENTE (al celular): ¡No, pensemos, tranquilidad, ahora el que se está desconcentrando soy yo! No hagas nada, y frená al otro animal porque así no estamos yendo para ningún lado. Ahora escuchame…
POLICÍA: ¡Buenos días nuevamente, señor, me permite sus documentos!
El CLIENTE compenetrado en la comunicación  se los entrega. El Policía los inspecciona.
CLIENTE (al celular): Intentá mostrar toda la serenidad y la sangre fría de la que te creas capaz. Explicale al tipo que como buenos profesionales que somos le hicimos la inteligencia previa y sabemos que sacó del Supervielle de Callao y Mitre una fuerte suma de dinero y que la tiene en la casa…
POLICÍA: ¿Se puede incorporar un segundo y apoyar las manos en la pared, por favor?
Continuando con la comunicación, el CLIENTE se sostiene el celular con el hombro y acata el pedido. El POLICÍA lo palpa de armas.
CLIENTE: Y después decile que lo que estaba encanutado en los rollos de papel higiénico es un chiste, que se deje de joder y que ahora te tiene que decir donde tiene la caja de seguridad…
POLICÍA: Todo en orden, puede volver a lo suyo, si no es inconveniente le voy a retener el documento unos minutos.
CLIENTE (interrumpiendo la comunicación): No hay problema. Te pido un favor, ¿no le pedís a los chicos un vaso de agua con gas?
El POLICÍA le hace la venia y vuelve a la barra.
POLICÍA: Voy a salir para comunicarme por handy con Jefatura para consultar antecedentes. El ciudadano (lee en el documento) “Hugo Raúl Cevallos” no está armado así que no reviste peligro. Ah, y quiere un vaso de agua con gas. Con permiso.
El POLICÍA hace la venia y sale. El SUPERVISOR, con celo exagerado sirve el agua, se lo lleva hasta la mesa del CLIENTE y vuelve.
SUPERVISOR: Te digo algo: rogá que no tenga un buen abogado. Esto es ofensivo, si quiere hacer una denuncia tiene toda la razón, le hace un agujero al dueño del local y nosotros nos quedamos en la calle.
MOZA (con ironía): Sería trágico, ¿no?
SUPERVISOR: ¿Para vos no? ¿Te querés quedar sin trabajo?
MOZA: Es cuestión de tiempo. ¿Cuántos clientes entran por día a este sucucho? SUPERVISOR: Con tu histeria lo estás cerrando antes. ¿Sabés qué, Juli? A vos no te importa nada.
MOZA: ¿Ah, sí?
SUPERVISOR: Por supuesto, atendés mal, cumplís el horario que se te ocurre, sos desprolija, a cada rato vienen a instalarse tus novios…
MOZA: ¡No son mis novios y no te interesa quien viene o deja de venir! ¿Y ahora a qué viene todo esto?
SUPERVISOR: Qué este es nuestro lugar de trabajo, y que parece que no tomás conciencia de que esto es en un trabajo.
El CLIENTE, con el celular en el oído se incorpora de la mesa y se acerca a la barra.
SUPERVISOR (bajando la voz): Y ahora callate. Si se pudre todo es tu culpa, andá sabiéndolo.
CLIENTE (más distendido, al celular): Ahí está. Viste que si uno se lo propone la cosa sale, es cuestión de ser paciente y aplicar la sesera. Ahora andá y fijate si está en ese placard. Y cortá, cortá que yo te llamo.
El CLIENTE deja el teléfono en la barra, se pone serio, mira a ambos, hay otros segundos de tensión, de golpe señala la campana de cristal, donde hay unos sánguches.
CLIENTE: ¿Me hacés uno de esos tostado, linda? Si es posible con pan negro. Y untale uno de esos quesos bajas calorías, Tholem, Mendicrin, ¿tenés?
SUPERVISOR: Por supuesto que tenemos.
La MOZA y el SUPERVISOR se miran.
SUPERVISOR: ¿Y?
MOZA ¿Yo?
SUPERVISOR: Te lo pidió a vos.
La MOZA sale de mala gana hacia la cocina. El SUPERVISOR y el CLIENTE se quedan solos, el SUPERVISOR acomoda escrupulosamente la barra, el CLIENTE revisa los mensajes del celular.
SUPERVISOR: ¿Me permite? (limpia con una rejilla, el cliente tiene que correr el brazo, el SUPERVISOR no se decide a hablar) Cómo son…
CLIENTE: ¿Perdón?
SUPERVISOR (señalando con la cabeza hacia la cocina): Las mujeres, digo, cómo son.
El CLIENTE mira al SUPERVISOR con frialdad, cosa que lo pone aún más nervioso.
SUPERVISOR: Decía que hacen un mundo por cualquier pavada. Yo soy el encargado, ella –no sé si lo habrá notado- es bastante informal, eso a veces nos lleva a discutir.
El CLIENTE vuelve a clavarle la mirada, pausita.
CLIENTE: Te gusta.
SUPERVISOR: ¿C-cómo dice?
CLIENTE: Que te gusta, la chica. Que te calienta.
SUPERVISOR (sonrojándose): No, ¿por qué dice eso?
CLIENTE: ¿Sos pavote o maricón? Sé mirar, te estoy diciendo lo que veo. (el CLIENTE marca un número, del otro lado atienden) ¡Hola! ¿Y, estaba?... ¿Fijada a la pared?.... Ajá… Ajá… ¿Rompiendo sale, o no? …. Bien,  la cuestión es que existe, la encontraste, Perro. Ahora bajás y que te diga la combinación. Y me llamás.
El CLIENTE corta, apoya el celular en el mostrador, el SUPERVISOR  repasa nerviosamente la vajilla con un trapo.
SUPERVISOR: ¿Mucho trabajo?
CLIENTE: ¿Perdón?
SUPERVISOR: Digo, dele hablar por teléfono con sus empleados. Usted es del banco de acá a la vuelta, el de Esmeralda, ¿no?
El CLIENTE lo estudia con frialdad, no le contesta.
SUPERVISOR: No, del banco de acá a la vuelta no. Déjeme adivinar… Debe ser viajante de comercio.
CLIENTE: ¿Cómo te llamás?
SUPERVISOR: ¿Quién yo?
CLIENTE: ¿Ves a alguien más?
SUPERVISOR: N-no, claro. Me llamo Marcos.
CLIENTE: Marquitos.
SUPERVISOR: M-mi madre me dice Marquitos. El resto de la gente me llama Marcos. Es más de mi agrado. Para qué achicar los nombres ¿no? (traga saliva) Pero si a usted le resulta cómodo…
CLIENTE (interrumpiéndolo): Soy probador de celulares, Marquitos.
SUPERVISOR: ¿Probador de celulares?
El CLIENTE lo estudia, de golpe larga una carcajada, el SUPERVISOR lo imita con una risa nerviosa.
SUPERVISOR: “Probador de celulares”. ¡Está bien! ¡Me hizo caer, eh! (dejan de reír, pausita) Es verdad que usted hace…
CLIENTE: ¿Qué cosa hago, Marquitos?
SUPERVISOR: ¿Que… (traga saliva) “retiene”?
CLIENTE: ¿Qué “retengo”?
SUPERVISOR: Es que recién escuché sin querer lo que estaba conversando (vuelve a tragar saliva) Ojo, por ahí voy a  decir una pavada, usted corríjame, pero parecía como que les daba instrucciones a ciertas personas que estaban “reteniendo” a… a otra persona.
Otra pausa tensa, el CLIENTE vuelve a largar la carcajada, el SUPERVISOR lo imita.
CLIENTE: Que “retengo”. Está bien (el CLIENTE de golpe deja de reír) ¿Parecía eso?
SUPERVISOR: Sí. Bah, no sé. Yo soy de imaginarme y por ahí entiendo cada cosa (largo silencio, el CLIENTE goza con el pánico del otro. Vuelve a sonar el celular, atiende y se desentiende automáticamente del SUPERVISOR) ¡Perro, qué hacés querido! Dame una buena noticia y decime que te la dijo... Ajá… Puede ser, puede ser…
Vuelve la MOZA con el tostado, el SUPERVISOR agarra el plato y, solícito, lo lleva a la mesa y vuelve a la barra. Sin dejar de hablar con su secuaz el CLIENTE va lentamente hacia la mesa, de golpe se vuelve.
CLIENTE (al SUPERVISOR): Decíselo.
SUPERVISOR: ¿Cómo dice?
CLIENTE: A ella, decíselo, no seas cobarde.
El CLIENTE se sienta y se abstrae en la comunicación.
MOZA: ¿De qué habla?
SUPERVISOR: De nada, una pavada.
MOZA (alterada): ¡Marcos, qué te dijo ese tipo, decímelo ya!
SUPERVISOR: Del café, no sé, que la leche no estaba lo suficientemente caliente. Te distraés, Juli, estoy cansado de decírtelo, en este trabajo hay que ser cuidadoso.
MOZA: ¡Ay, cortala!
CLIENTE (al celular): Puede ser. Tranquilamente. A veces, de los nervios se le puede hacer una laguna. Pero si la tiene anotada para nosotros no cambia nada, Perro. ¿Qué es, una agenda?... (hinchado) Dale, ayudalo a buscarla.  ¡Se está estirando, querido, acabemos con esto de una vez, ponele pilas!
El SUPERVISOR se muestra afectado.
MOZA: ¿Te pasa algo?
SUPERVISOR: Nada, ¿por?
El POLICÍA vuelve. Le entrega los documentos al CLIENTE, le hace la venia, va a la barra y les hace la venia a la MOZA y al SUPERVISOR.
MOZA: ¿Y?
POLICÍA: Los datos son correctos, en principio no tendría antecedentes. Igual la averiguación completa demora entre 12 y 14 horas.
MOZA: ¿Y si ese señor está hablando con un domicilio particular, no pueden mandar una patrulla para constatar si ahí está pasando algo?
POLICÍA: Entiendo que sí.
MOZA: ¿Y qué necesita?
POLICÍA: Tendría que contar con la dirección.
MOZA: Pregúntesela.
El POLICIA, confuso, mira a uno y a otro.
SUPERVISOR: Juli, ya te dije que él no puede…
MOZA: ¡Dejá que conteste! 
POLICÍA (haciendo la venia): Tengo que consultar.
El POLICÍA se aleja de la barra y se comunica por handy a la Jefatura. Mientras habla con su superior, sin darse cuenta se va a parar muy cerca de la mesa del CLIENTE, ambos van a mantener dos comunicaciones paralelas, pero en un momento va a dar la impresión de que el CLIENTE le está dando órdenes al POLICÍA y este le responde como si fuera su jefe. En tanto en la barra el SUPERVISOR y la MOZA van a seguir discutiendo.
SUPERVISOR: Sin pruebas no le puede exigir que le de la dirección.
MOZA: ¿Vos qué sabés?
SUPERVISOR: Sí qué sé, es lo que te decía antes, hay leyes que protegen la intimidad de las personas.
MOZA: ¿Y contra el secuestro y la tortura no hay leyes?
SUPERVISOR: Sí que hay.
POLICÍA (al handy): Atento base, atento base, nuevamente el cabo primero Banegas…
CLIENTE (al celular): Y dale algo, un cortafierro, un martillo, qué sé yo, que rompa lo que tenga que romper, pero que baje con la caja. Y cuando la traiga se la plantás adelante, vas a ver cómo le viene la memoria…
POLICÍA: Acá, señor, necesitaría autorización para una averiguación de paradero… Afirmativo, señor, sucede que para ganar tiempo a mí se me ocurrió…
CLIENTE: ¡No, no y no! ¡Boludeces Perro, pensás boludeces! No se puede salir con una caja de seguridad a la calle.
POLICÍA: Comprendido, lo que pasa es que acá la señorita, que es uno de los testigos, está bastante nerviosa y  yo pensaba…
CLIENTE: Perro, grabate esto, vos no estás para pensar, okey. Te lo pido por favor: Tulio baja con la caja, el tipo les da de una buena vez esa combinación, la abren, sacan lo que hay adentro, se piran y final del asunto. ¿Es tan difícil, che?
POLICÍA: Comprendido, Señor. Ahora si me permite me gustaría intentar interrogar al sospechoso…
CLIENTE: ¿Qué parte no entendés? ¿Qué te pasa? ¡Parecés retrasado! ¿Y si te llevás una caja vacía, o llena de papel de diario, qué hacemos? ¡El tipo “te tiene que dar esa clave ahora”, punto!
POLICÍA: Tiene razón, señor, “ciudadano”. No puedo llamarlo “sospechoso” porque todavía no es sospechoso.
CLIENTE: ¡Así que mové el expediente! ¡Ya, Perro, soluciones, quiero soluciones!  Me llamás en cuanto la tengas (corta la comunicación, se toma el vaso de agua de un trago)
POLICÍA: Comprendido, señor. Muchas gracias.
El POLICÍA vuelve a la barra, le hace la venia al SUPERVISOR y a la MOZA.
POLICÍA: Me informan que hay que esperar.
MOZA: ¡Haga una cosa: dígaselo al pobre inocente al que le están cortando los dedos con una tenaza!
POLICÍA: Señorita, entiendo lo que dice y estoy de acuerdo, pero yo cumplo órdenes.
MOZA: Esas órdenes no sirven. El que se las da está encerrado en una oficina, es usted el que está acá.
POLICÍA: No puedo, disculpe (de golpe parece recordar algo) Aunque, a ver… Aguárdeme porque por ahí se puede intentar....
El POLICÍA se aleja unos pasos de la barra, se da vueltas y ocultándolo con el cuerpo extrae de un bolsillo un manual de instrucciones de aspecto similar al que tienen en el bar y lo consulta. El SUPERVISOR, intrigado, mira por sobre su hombro.
SUPERVISOR (a la MOZA): ¡Mirá, tiene un instructivo igual al nuestro!
La MOZA se agarra la cabeza sin poder creerlo.
MOZA: ¡Perfecto!
El POLICÍA lo hojea, lee aquí y allá en silencio.
SUPERVISOR (saliéndose de la vaina): Busque en “precauciones de seguridad”
POLICÍA (gira sorprendido): ¿Perdón?
SUPERVISOR (sacando el instructivo del bar de atrás de la barra): Tenemos uno igual. Son excelentes. Ella no lo quiere creer, pero contemplan todas las posibilidades de conflicto. Me lo permite.
El POLICÍA le da su instructivo y el SUPERVISOR los apoya en la barra y los
compara.
SUPERVISOR: El diseño de tapa y la calidad de papel son los mismos, evidentemente los debe hacer la misma editorial.
La MOZA está a punto de estallar. Al CLIENTE le vuelve a sonar el celular y atiende.
CLIENTE (al celular, sacado): ¡QUE LO RECONTRACAGUE BIEN A TROMPADAS, QUE LE DESTROCE LA CARA, PERRO! EL TIPO ESE LOS ESTÁ BARDEANDO! ¡Y A VOS NO PUEDE SER QUE LA COSA SE TE VAYA ASÍ DE LAS MANOS!
MOZA (descontrolada): ¿Y? ¿PIENSAN SEGUIR MUCHO MÁS CON ESA ESTUPIDEZ? (al POLICÍA) ¿USTED NO VA A HACER NADA? ¡SEPA QUE SI MATAN A ESE INOCENTE USTED VA A SER EL RESPONSABLE, YO MISMA LO VOY A ACUSAR!
El POLICÍA parece reaccionar, guarda el instructivo, camina, respira fuerte, relaja los brazos dándose ánimos
POLICÍA: ¡Okey, okey!...
MOZA: ¡Anímese! Créame que si detienen a esa bestia y liberan a la persona que tiene secuestrada está haciendo lo correcto.
El POLICÍA vuelve a consultar el instructivo, habla consigo mismo, agitadísimo, repasa como si fuera una lección.
POLICÍA: ¡Correcto! Vayamos por orden…
SUPERVISOR (en voz baja a la MOZA): No va a poder. Debe ser su primera detención, mirá cómo le tiembla todo el cuerpo.
MOZA: ¡Callate, Marcos!
POLICÍA: Primero, tengo que pedir el móvil (se saca la gorra, se seca la transpiración de la frente, respira fuerte por la boca antes de utilizar el handy) Atento Base, atento Base, aquí cabo primero Larrosa, masculino sospechoso de privación de la libertad, necesito móvil en Viamonte y Maipú. Repito, masculino sospechoso de privación de la libertad, necesito móvil en Viamonte y Maipú (guarda el handy, de golpe se marea, se apoya con ambas manos en la barra y baja la cabeza)
SUPERVISOR: ¿Se siente bien?
POLICÍA:
Sí, sí. Es que normalmente soy de presión baja.
SUPERVISOR: Abrile una cocacola, Juli.
MOZA (atónita): ¡Si lo cuento, esto no lo cree nadie!
La MOZA abre una cocacola y le sirve un vaso, el POLICÍA toma con fruición. SUPERVISOR: ¿Y, mejora?
POLICÍA: Ya estoy bien.
Haciendo la venia, finalmente va hacia el CLIENTE.
CLIENTE (al celular): ¡Por fin, querido! Ves como poniéndole un poco de onda la cosa sale…. Sí, se acordó de repente, siempre hacen lo mismo. Ahora escuchame, Perro, por favor: contá cuanto hay…
POLICÍA (tragando saliva, carraspea): Señor, l-lo molesto nuevamente. Quiero informarle que va a tener que acompañarme hasta la Seccional.
El CLIENTE abstraído en la conversación, apenas lo mira.
CLIENTE (al celular): ¡Excelente! Eso, por favor, guardalo vos... Ajá…
POLICÍA (vuelve a tragar saliva): Para dicho trámite, nuevamente, si no es molestia, voy a tener que colocarle las esposas.
CLIENTE (al celular): Le decís a Tulio que vaya recogiendo, pero que antes vaya al primer piso a verificar que no quede nada…
El CLIENTE se sostiene el celular con el hombro y le ofrece las muñecas. El POLICIA, desconcertado, mira al SUPERVISOR y a la MOZA. La MOZA por gestos lo conmina a que proceda a ponerle las esposas. El POLICIA lo esposa.

CLIENTE (al celular): ¿No armaron mucho quilombo no?.... Ajá… Bien. Subí la persiana que da a la calle y pispeá el ambiente…
POLICÍA: Perdón, pero también va a tener que interrumpir la comunicación telefónica.
CLIENTE (al POLICIA): Un segundo (al celular) Escuchame, acá me dicen que tengo que cortar. ¿Ahí entonces ya pueden seguir?... Controlá que esté bien amordazado, miran bien antes de salir y se retiran por la puerta principal. ¿Me escuchaste? Repetí… Correcto… Nos encontramos, claro que nos encontramos, yo te confirmo… No, que yo te confirmo… Es que no lo sé, Perro. Acá me surgió un tema con un agente de tránsito. A ver, aguántame que averiguo (al POLICÍA) Me preguntan cuándo voy a estar disponible.
POLICÍA: No sabría informarle, señor.
CLIENTE: ¿Aproximadamente?
POLICÍA: Y, déjeme ver… (hace cuentas) averiguación de antecedentes son entre doce y catorce horas, después si se inicia causa, para llegar a declaración indagatoria… si no es excarcelable unos ocho, diez días… Aproximadamente unos ocho, diez día, señor.
CLIENTE (al celular): Me dicen unos ocho o diez días… ¿CHISTE? ¿CÓMO CHISTE?
A partir de aquí en el CLIENTE se va a operar una trasformación. Por primera vez va a manifestar físicamente toda la violencia que representa, en un in crescendo de gestos, movimientos, insultos y amenazas que, aunque dirigidas a su secuaz, el resto de los personajes van a percibir como direccionadas a ellos.
CLIENTE: ¿DIJISTE CHISTE? ¿DECIME, “NEGRO CABEZA” DE MIERDA, TE PARECE QUE TODO ESTE TIEMPO ESTUVE HACIENDO CHISTES? ¿QUÉ TENGO TIEMPO PARA CHISTES? ¿ME ESTÁS BARDEANDO? (se suelta de un tirón del policía que lo sostenía de un brazo) ¡NO SEÑOR, AHORA HABLO YO Y VOS CERRÁS EL CULO DE VILLERO ESE QUE TENÉS! ¿QUÉ PASA? ¿SOS CANCHERO? ¿TE HACÉS EL PILLO? ¿VOS SABÉS CON QUIÉN ESTÁS HABLANDO? ¡PEDAZO DE SORETE!
El CLIENTE, esposado y con el celular sostenido con el hombro, camina por la escena totalmente sacado, el POLICÍA desenfunda el arma, de los nervios se le cae al piso, la MOZA se acerca y se la alcanza, el SUPERVISOR se protege tras el mostrador.
CLIENTE: ¡TE VOY A HACER MIERDA! ¿ME ESCUCHASTE? ¡A VOS Y AL OTRO FALOPERO, LES VOY A TRITURAR LA CABEZA CON UNA MORSA! ¡A MÍ NADIE ME HABLA ASÍ! MENOS UN CABEZA, SIDOSO, NEGRO DE MIERDA COMO VOS. ¿QUIÉN TE SACÓ DE BATÁN, EH? ¿QUIÉN TE PUSO A LABURAR? ¡SARNOSO! ¡PULGUIENTO! ¡LACRA MALAGRADECIDA!
Se escucha la sirena de un patrullero que llega. El POLICÍA consigue dominar al CLIENTE, lo pone boca abajo en el suelo y lo inmoviliza con la ayuda de la MOZA.
CLIENTE (contorsionándose, al celular caído a su lado): ¡TE VOY A REVENTAR! ¿ME ESCUCHASTE? ¡TE VOY A SACAR LOS OJOS!
POLICÍA: ¡Por favor, señor!
CLIENTE: ¡MUERTO DE HAMBRE! ¡MARICÓN!
El POLICÍA lo ayuda a ponerse de pie, levanta el celular y se lo guarda en un bolsillo. Van saliendo.
CLIENTE (al POLICÍA): ¡Disculpame! ¡No se puede creer lo desagradecida que es esta gente!
Ambos salen. Pausa. El SUPERVISOR sale de atrás de la barra, levanta la silla caída, vuelve a la barra, limpia. La MOZA lo mira furiosa, el SUPERVISOR, avergonzado, no acusa recibo. Afuera de golpe se escuchan disparos y gritos de alto, la MOZA corre hasta la puerta y se asoma.
MOZA: ¡Marcos, mirá, desarmó a un policía, el tipo va a escapar!
Hay más disparos. El SUPERVISOR de golpe parece descubrir algo, mira hacia la mesa, hacia la barra, la mira a la MOZA.
MOZA: ¿Qué pasa?
El SUPERVISOR sale disparado hacia la calle.
MOZA: ¡MARCOS, PARÁ, ADÓNDE VAS! ¡MARCOS!...
Se escuchan más gritos, disparos, segundos después entra el POLICÍA arrastrando al SUPERVISOR herido.
POLICÍA: ¡Ayúdeme!
MOZA: ¿Qué pasó?
POLICIA: N-no sé. Traté de detenerlo, pero corrió como un loco.
MOZA: ¿Pero está herido, lo balearon?
POLICÍA: Sí, se cruzó en la línea de fuego y se le fue encima. Sosténgalo, por favor, que voy a pedir una ambulancia (al handy) Atento, atento, base, herido de bala, Maipú esquina Viamonte. Herido de bala Maipú esquina Viamonte…
EL POLICÍA corre hacia la calle. El SUPERVISOR queda en brazos de la MOZA, en el centro de la escena. Las heridas son graves, agoniza, le sale sangre por la boca y se ahoga.
MOZA: ¿Qué hiciste, Marcos? ¡Vos estás totalmente loco!
SUPERVISOR: J-juli…
MOZA: No tiene sentido. ¿Por qué saliste así?
El SUPERVISOR abre una mano, donde muestra unos billetes arrugados, se los ofrece.
SUPERVISOR: N-no le habías cobrado, Juli.
MOZA: ¿Qué?
SUPERVISOR: Q-que n-no le habías cobrado, s-se iba sin pagar.
MOZA (llora): ¡Bueno, ahora no hables!
SUPERVISOR: Hice bien ¿no? (lloriquea, se ahoga, tose)
MOZA: Hiciste bien. Pero no hables que te hace mal. Ya viene la ambulancia.
SUPERVISOR: No soy un cobarde, ¿viste? Yo l-le pude cobrar.
MOZA: Lo que hiciste fue una locura.
SUPERVISOR: J-juli…
MOZA: No hables, Marcos (llora)
SUPERVISOR: Vos t-tenías razón. El tipo ese… Es que yo no quería…
MOZA: Ya sé, pero no hables
SUPERVISOR: Perdoname... Pero en realidad quiero decirte o-otra cosa…, a vos n-no te importa el trabajo, s-sos una empleada pésima (le sale más sangre de la boca, se ahoga) Pero yo…y-yo…
MOZA: Ya lo sé, Marcos.
SUPERVISOR: ¿Lo sabés?
MOZA: Sí, pero ahora tranquilizate, no tenés que hablar.
SUPERVIROS: Y… y ¿e-entonces?
MOZA: ¿Entonces qué?
SUPERVISOR: ¿C-cuál es la respuesta? ¿M-me estás diciendo que sí?
MOZA (llora): Sí, te estoy diciendo que sí.
SUPERVISOR: Eso es muy bueno, Juli, es muy b-bueno… Juli, ¿t-te puedo dar un…?
MOZA: Sí.
SUPERVISOR (levanta la cabeza, apoya con debilidad sus labios en los de la MOZA): Q-quiere decir que ahora vos y y-yo estamos… es-estamos…
El POLICÍA entra corriendo en momentos en que el SUPERVISOR muere.
APAGÓN

ESCENA 2
Cuando vuelve la luz transcurrieron unos seis meses, la MOZA está otra vez tras la barra como al principio, se escucha el trajín de la calle, la MOZA limpia la vajilla, pasa la rejilla al mostrador, gira y acomoda algo de espaldas, canturrea. Entra el CLIENTE hablando por celular, lleva lentes y una barba postiza, va hasta la barra.
CLIENTE (al celular): Dale, dale, hacé, que te espero (a la MOZA, sacándose los lentes) ¿Cómo estás, linda?
La MOZA gira de golpe soltando un plato que se estrella contra el piso, al mismo tiempo que el CLIENTE gira a su vez poniéndose de frente a la escena.
CLIENTE (al celular): ¿Está sangrando? Y está sangrando, ¿cuál es?
APAGÓN